El verano y sus daños.

Todos sabemos que con la llegada del buen tiempo tenemos que cuidar el cabello con más atención.
El sol, el cloro, el agua del mar, son factores que debilitan nuestro cabello.
El sol hace que se pierda más rápidamente la hidratación, el cloro por sus compuestos deteriora la fibra capilar y el agua del mal nos reseca mucho, la suma de estos tres factores hace que las puntas se abran, que tengamos más frizz, que el pelo se vea opaco y en muchas ocasiones que termine oxidandose y pierda color.
Si durante los meses de verano damos unos pequeños mimos, al acabar este veremos que los daños han sido mínimos, y realmente no necesitamos productos específicos para ellos.
  • Gel de lino.

Apuesto que muchas usáis el gel de lino para definir vuestros rizos,pero sabíais que no es su única función?

El gel que obtenemos al cocer las semillas de lino es muy hidratante y es una perfecta máscarilla pre-poo, podemos aplicarla con el pelo seco antes de cada lavado e iremos reponiendo la hidratación que hemos ido perdiendo desde el anterior lavado.
  • Gel de Aloe vera.

Hoy en día es bastante fácil encontrar gel de Aloe vera con pocos ingredientes y ya vienen preparados con un pH adecuado y conservante para que no se ponga malo, hace poco os hablé en una publicación de todas sus propiedades y os enseño cual es el que yo uso, si no la habéis leído os invito que ahora os paséis por allí.

Podéis aplicar un poquito al salir de la ducha a modo de leave in, da muy buenos resultados.
  • Aceites.

Hace poco también os hablé de algunos aceites para el cabello, os animo que todas las semanas hagáis un pre-poo con el que más o guste, para ir reponiendo esos nutrientes que también necesita el cabello, usarlo como sérum también es una gran idea, eso sí…muy poca cantidad.

  • Leche de avena.

La avena es un gran fortalecedor capilar y también nos da mucha suavidad, podemos cocer unos copos de avena con agua y colarlo y aplicarnos ese agua a modo de pre-poo y hacerlo una vez al mes, al menos hasta que acaben estos meses.

Como veis son ingredientes que prácticamente todos tenemos en casa o son fáciles de conseguir y nos servirán de gran ayuda a la hora de hacer que nuestro cabello sufra lo mínimo posible.
Os dejo también una máscarilla para usarla una vez al mes aplicándola en el cabello limpio y húmedo y dejándola actuar unos 30 minutos.
Mascarilla avena y miel.
 
Lo primero que vamos a hacer un una leche de avena,para ello necesitaremos:
  • 5 cucharadas de copos de avena.
  • 1 taza de agua fría.

Lo llevamos al fuego y cocemos hasta que veamos que el agua espesa y colamos inmediatamente.

Una vez tengamos la leche preparada le añadiremos:
  • 1 cucharada tamaño café de yogurt natural.
  • 1 cucharada del mismo tamaño de miel.
Mezclamos todo hasta que quede una crema homogénea y aplicamos como os decía anteriormente, con el cabello limpio y húmedo y tras 30 minutos aclaramos muy muy bien.
Si vuestro cabello es propenso a la acumulación de productos o muy fino quizás es mejor que la hagáis como pre-poo por si os da algo de peso.
Veréis como si ponéis en práctica estás cositas llegaréis al otoño sin tener que cortar.
Feliz día 🙂

Banner Kemio Argán
close

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra