Mascarilla de romero

Tienes en el cajón alguna mascarilla o acondicionador que no usas por no cumplir tus expectativas? Quizás pensabas que te iba a hidratar muy bien y se queda corta y decidiste guardarla al fondo del cajón.

Si es tu caso, hoy vamos a ver como darle una segunda oportunidad para enriquecerla y poder usarla.

Gracias a los emulsionantes que tienen las mascarillas o acondicionadores, nos permiten hacer pequeñas modificaciones en casa con ellas, eso si, recomiendo separar una pequeña cantidad de esa mascarilla, ya que su vida útil podría reducirse más o menos dependiendo del ingrediente que añadas.

En este caso vamos a usar el ingrediente estrella del otoño, en cuanto a cuidado capilar se refiere, el romero. Esa planta tan nuestra que nos aporta tan ricos nutrientes al cabello.

Como ya sabéis el romero tiene propiedades estimulantes, lo que nos ayuda con el crecimiento del cabello y a frenar su caída, también es un gran antioxidante, por lo que ayudará a mantener la melena brillante y sana.

Sus propiedades seborreguladoras nos ayudarán a controlar el exceso de grasa y junto a su poder fungicida, nos ayudará a prevenir la caspa.

Si quieres potenciar aún más tu mascarilla o acondicionador, el aloe vera en un gran hidratante y regenerador capilar. También nos ayuda a controlar la caspa y la grasa, aporta brillo, suaviza y estimula el crecimiento.

Ingredientes:

  • Dos cucharadas de romero seco o un ramillete de romero fresco.
  • 100ml de agua o una penca de aloe vera.
  • Una media sin usar o gasa para filtrar.
  • Mascarilla o acondicionador.

Elaboración:

En el caso de utilizar agua, llevamos la misma al fuego hasta hervir, apagamos y añadimos el romero, tapamos y dejamos enfriar.

Una vez frio, llevamos a la batidora y trituramos el agua infusionada junto al romero, una vez todo bien triturado filtramos con la gasa o media para retirar el romero.

En el caso de usar una penca de aloe vera, cortamos y dejamos la penca la noche anterior en agua, retiramos los laterales y la introducimos junto al romero en la batidora para triturar ambas cosas juntas. Filtramos.

Elijas la opción que elijas, una vez filtrada la preparación, llega el momento de añadirla a la mascarilla o acondicionador, si la mascarilla es muy grande, te recomiendo apartar en un tarrito una parte, que te sirva para un par de veces, para guardarla en la nevera y que no se eche a perder.

Agregamos a la mascarilla o acondicionador poco a poco la preparación anterior batiendo con un tenedor, añádela poco a poco para controlar la textura, que no se quede muy liquida o será complicado de aplicar, pero si te pasas y queda muy liquida…añade más mascarilla y sigue batiendo con el tenedor.

Y ya la tienes, una mascarilla o acondicionador enriquecidos para que puedas darle una segunda oportunidad, puedes usarla tanto antes como después del lavado.


Es importante dejar la penca de aloe vera en remojo, ya que una sustancia natural que tiene, la aloína, puede generar alergias e irritaciones, dependiendo de la cantidad de aloína que contenga el aloe, el agua será más o menos oscura.


Puedes usar la preparación en cada lavado, y si te ha sobrado preparación de agua o aloe y romero, ponla en el cabello seco!! una vez se haya humedecido tápalo con un gorrito y déjalo reposar un par de horas antes de lavar, aquí no tiramos nada!!


Banner Kemio Argán
close

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra